Menu

barbets1

FC Barcelona 3 -

Real Betis 1

SI NO QUIEREN REFERÉNDUM, QUE PONGAN A ESTE BARÇA AL FRENTE

 

Milo J Krmpotic’

Fotos LFP

 

1) 81.978 personas acudieron esta tarde al Camp Nou, entrada cuya excelencia hay que adjudicar, en parte, a que era jornada de referéndum sobre el futuro de, precisamente, el Estadi. Pero, caso de haber sabido lo que le esperaba, por mucho que la posibilidad de votar venga causando furor en Catalunya de un tiempo a esta parte, cabe pensar que buena parte de esos espectadores hubiera sacrificado el ejercicio democrático en pos de un paseo por la playa, una visita al Alcampo para realizar la compra semanal o, en definitiva, cualquier actividad no relacionada con el extravío lamentable de una hora de sus vidas.

 

2) Se trataba, cierto es, del típico partido-trampa, emparedado entre la ida y la vuelta de unos exigentes cuartos de final de Champions, a la semana del derbi y los quince días del Clásico, para colmo frente al colista. Pero la forma en que los del “Tata” se destensaron en el segunda tiempo, hasta poner en serio peligro sus aspiraciones al título de Liga, por representar un calco, además, de sus apagones frente a Valencia y Almería en casa, y Valladolid fuera, fue digna de un pescozón colectivo y de la reaparición de una duda puntual: ¿qué parte de culpa tiene el entrenador en la recurrente desaparición de sus muchachos?

 

barbets2

 

3) El primer mal síntoma tardó poco en presentarse: Iniesta no estaba, perdía la posición frente a la muy física medular bética, se mostraba fallón en el pase… Afortunadamente, Busquets sí mantuvo su línea ascendente y se dedicó a dominar el círculo central con criterio y regates ciertamente estéticos. Y, si Pedro no iba a tener su mejor tarde tampoco, Alexis se ofreció a aportar otra de cal: en el minuto quince, entró en el área con el balón controlado y, rodeado por cinco defensas, caracoleó hacia la derecha, caracoleó hacia la izquierda, caracoleó en profundidad y caracoleó en retirada hasta encontrar un pie que trabara su desempeño hacia todas partes y ninguna. Y Messi volvió a marcar de penal.

 

4) La ingenuidad visitante generó una cierta sensación de placidez. Frente a un Vadillo empeñado en disparar desde cualquier posición y distancia, siempre con el punto de mira en la segunda gradería, el Barça sumaba oportunidades. Adán había repelido ya un disparo de Xavi (un rato más tarde, tras un lanzamiento de falta, el de Terrassa vio cómo el travesaño hacía lo mismo) y Messi contribuyó con un disparo de rosquita que se fue fuera por poco. A lo tonto, llegó el cuarto de hora del bocata y la visita a los servicios.

 

barbets3

 

5) Y, a lo espeluznante, si los que merendaron quedaron condenados al corte de digestión, los otros no iban a hallar gran diferencia entre lo que venían de ver en las entrañas del estadio y lo que sus muchachos realizaron en la reanudación. Con tan solo adelantar la presión hasta el área rival, el Betis consiguió que todo un Fútbol Club Barcelona no fuera capaz de traspasar la línea central con el balón jugado a lo largo de quince agónicos minutos. Sacaba Pinto en largo y la perdía. Los pelotazos de Mascherano se iban uno tras otro fuera. Nadie en el banquillo y nadie sobre el césped alumbraba una sola idea decente para alterar la situación. Y el Camp Nou, tras algunos instantes de sorpresa, se lanzó a silbar.

 

6) Tuvieron los verdiblancos la mala suerte de que Jordi Figueras cortara un contraataque rematando hacia su propia portería y superando a Adán. Pero Vadillo no estaba ya en el campo para electrocutar los ataques de su equipo y, tras haber avisado dos veces, el Betis redujo distancias. La dimisión defensiva de los de casa se había transmitido de adelante hacia atrás, se había traducido en más de una llegada en superioridad de los de Calderón, y el 2-1 nació así, aunque la definición de Rubén Castro resultó aún más sangrante: con una ligera finta, tiró al suelo a Iniesta, Adriano (que venía de resbalar como último hombre, lento siempre y fallón hoy) y Mascherano, y cruzó ante un tampoco muy inspirado Pinto.    

 

barbets4

 

7) Como la imagen de su equipo estaba siendo dantesca, el “Tata” optó por efectuar los primeros dos cambios en el minuto 34 (se pueden decir muchas cosas acerca del buen hombre, algunas decentes y otras quizá no tanto, pero rápido y certero en la relectura no acaba de ser). Y, después de que Alexis volviera a encontrarse con el perfil superior del travesaño, cuando la indefinición amenazaba con un abanico muy amplio de posibilidades, un centro de Neymar fue a dar en la mano de Amaya, el árbitro señaló los once metros y Messi falló… para recoger el rechace de Adán y cerrar el partido.

 

8) De las cinco penas máximas que ha disparado el Barça en los últimos cuatro encuentros de Liga, las cinco han resultado imprescindibles para llevarse los tres puntos en tres de ellos. Y sí, las infracciones dentro el área son parte del juego y luego hay que rematar la cosa con el lanzamiento. Pero, polémicas puntuales al margen, no hace falta haber visto mucho fútbol para saber que, tal y como se señalan, los penales a menudo se dejan de señalar. Y esta tarde de juego espésimo (disculpen el neologismo, pero comenzó siendo espeso y acabó fatal) bien podría haber dejado la Liga en un mano a mano entre los dos equipos de Madrid. A falta de fuerza, inspiración, compromiso o táctica, hubo que abonarse a la confianza en el árbitro, que no se escaqueó. Pero cuán difícil nos ponen estos actos desoladores seguir votando por el Barça en la elección por cualquier título.       

                                                         

FC Barcelona 3 – Real Betis Balompié 1

(Messi p. 15’, Jordi p.p. 67’, Rubén Castro 68’, Messi 86’)

Camp Nou (Barcelona) 05/04/14

Público: 81.978 espectadores

Árbitro: Prieto Iglesias

 

FC Barcelona: Pinto, Alves, Mascherano, Bartra, Adriano, Busquets, Xavi (min. 88 Song), Iniesta (min. 79 Cesc), Pedro (min. 79 Neymar), Messi, Alexis.

Entrenador: Gerardo “Tata” Martino.

 

Real Betis Balompié: Adán, Juanfran, Amaya, Jordi, Juan Carlos, N'Diaye, Lolo Reyes, Nono, Cedrick (min. 61 Rubén Castro), Vadillo (min. 61 Jorge Molina), Baptistao (min. 82 Braian Rodríguez).

Entrenador: Gabriel Calderón.

Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com