Menu

nba15a

NBA - Semana #15

El mate

 

Toni Castarnado

Fotos: NBA

 

Si el gol es la máxima expresión del denominado deporte rey, en básquet el júbilo se alcanza cuando un jugador hace un mate estratosférico. En fútbol también existe el regate como recurso, aunque cada vez se vean menos. Y en baloncesto, un tiro lejano y al límite, una asistencia por la espalda... Gestos que nos hacen sonreír, pero no hay ningún otro como el mate. Esa habilidad que hizo popular el mítico Julius Irving y que se encargó de globalizar Michael Jordan. Sus vuelos se hicieron famosos. Air Jordan era su apelativo, e incluso hubo unas zapatillas en su día con ese nombre…

 

Hasta su llegada, el All-Star era un partido atractivo, un día importante para la liga. Sin embargo, desde que se instauró el concurso de mates, esa reunión de jugadores, entrenadores, ejecutivos y gente famosa caló más hondo entre el público. Había otro aliciente más. Con una fecha y un lugar clave para entender este fenómeno: 7 febrero de 1988 en Chicago. Michael Jordan contra Dominique Wilkins, ese era el duelo. Como en su día Muhammad Ali contra George Foreman, Robert DeNiro contra Al Pacino o los Beatles y los Stones siempre cara a cara, discutiéndose el número uno. Jordan jugaba en casa, Wilkins era un prodigio de la naturaleza. Además de machacar como un animal, tenía el mejor reverso del planeta. Le faltaba tiro, algo más de liderazgo y plantilla a su alrededor para conseguir más logros colectivos. De Jordan ya se sabe todo, su currículo habla por si sólo. Eso sí, yo era más de Dominique. No me pregunten el porqué. Quizás porque me he postulado más veces del lado del débil, o por mi carácter humilde, tenía preferencias por el alero de los Hawks. Ambos brindaron un espectáculo pocas veces visto. Dos pistoleros mano a mano, dos salvajes con un único objetivo, reventar la bola dentro del aro y provocar el delirio en las gradas. El mate de Michael Jordan saltando desde la línea de tiros libres, ese que luego han copiado un millón de jugadores, fue el que le dio el título, 147 a 145. Después hubo otro concurso para la historia, el del año 2000, con dos primos jugándose las habichuelas pero compartiendo recital, Vince Carter y Tracy McGrady -con el mejor apodo jamás oído, ¿por qué eres tan bueno McGrady?-. Steve Francis era el otro invitado a la fiesta.

 

nba15b

 

Tras ese punto de inflexión sólo algunos apuntes, poca originalidad, el desgaste que como en los matrimonios propicia el paso de los años, la debacle hasta que Jason Richardson arregló a su manera el desaguisado, o el año en el que el más alto y el más fuerte, “Superman” Howard se enfrentó al más pequeñito y osado, “Kriptonita” Nate Robinson. Por desgracia, esos tiempos ya han pasado y es más fácil ver grandes mates durante los partidos que en los concursos. El único en condiciones de revitalizarlo es Blake Griffin, ganador en 2011, el matador por excelencia en el último lustro. Junto a él, en los Los Angeles Clippers juega otro pívot que salta igual y que no escatima esfuerzos en el noble arte del arte del mate: DeAndre Jordan. Sí, como Michael. Aunque no tienen parentesco alguno. La temporada pasada hizo el mate del año, y diría más, quizás el más impactante de la última década. Alley-oop de Chris Paul y DeAndre Jordan hunde en la miseria a su defensor Brandon Knight, cara de asombro de su compañero Caron Butler mientras se rasca la cabeza, el guiño y gesto propio de incredulidad del autor del mismo, la gente con las manos puestas en la cabeza. Una imagen icónica. Otro Jordan. No podía ser otro. Este año, para el All-Star que se celebra el próximo fin de semana en Nueva Orleans, me conformaría con ver a Griffin y Jordan dando asaltos y haciendo animaladas de esa clase. Sería divertido. Aunque que tres integrantes del partido de las estrellas, Paul George, Damian Lillard y John Wall estén dando brincos en la jornada del sábado garantiza la emoción.

 

El jugador de la semana: Ya está dentro de la lista de veinte jugadores que más partidos han jugado en la NBA, sigue igual de joven en cuanto a aspecto que cuando empezó, es el mejor triplista de la historia. Si no llega a ser por él, Miami Heat no presumirían de anillo en la Casa Blanca junto a Barack Obama. Esta semana, Ray Allen lo ha logrado otra vez, ha metido el triple definitivo para tumbar a los Clippers en un partido memorable.

 

nba15c

 

El partido de la semana: All-Star Game, Oeste vs. Este. Domingo 16 a las 2 de la madrugada.

 

nba15d

Toni Castarnado

Toni Castarnado es un crítico musical que escribe también de manera puntual sobre cine y, ahora, deporte en Blisstopic. Es autor de los libros “Mujer y música: 144 discos que avalan esta relación” y de su segundo volumen, “Mujeres y música: 144 discos más que avalan esta relación”.Colomense de pro y residente en el Maresme, es colaborador casi desde sus inicios en Mondo Sonoro, y en cabeceras como Ruta 66 o Rock Zone. Escribe artículos para el blog La Ruta Norteamericana de El País, y ha hecho radio en varios medios, dirigiendo el espacio “Canvi de Ritme” en COM Radio, en el cual combinaba música y deporte. Por su grabadora han pasado un gran número de artistas; entre ellos, Arcade Fire, Antony & The Johnsons, Patti Smith, Marianne Faithfull, Mötley Crüe, Rammstein, Muse, The Black Keys, Tori Amos, Frank Black, Kings Of Leon o Mavis Staples.