Menu
AIDP-01  

AIDP: 1948

Mignola, Acurdi y Fiumara

Norma

7,5

 

David Aliaga 

 

No suele suceder que los spin-off sean mejores que la serie original. En el caso de "Hellboy" resulta complicado decidir si la cabecera protagonizada por el grandote rojo es mejor que AIDP. En esta colección, de la que Norma Editorial acaba de publicar el número 22, Mike Mignola sitúa el primer plano sobre la narración, empleando personajes más instrumentales que carismáticos para cimentar historias interesantes en las que la imperan la intriga y lo sobrenatural, desde luego, menos superheroicas que el "Hellboy" original.

 

AIDP-03

 

Con el título de "1948", Norma reúne en un volumen un arco argumental en el que el  diablo grandullón aparece en plena adolescencia, en segundo plano, mientras el profesor Bruttenholm viaja a una base militar en la que unos experimentos destinados a emplear la bomba atómica como energía propulsora para naves espaciales ha tomado una deriva inesperada. Sin que científicos o militares sepan discernir su origen, en el desierto están apareciendo violentas aberraciones que atacan ferozmente a quien se cruza en su camino. Y aunque, como dice el profesor, no es un asunto relacionado con el ocultismo, el gobierno desea que la AIDP participe en la investigación. Así que ahí tenemos al padre adoptivo de Hellboy enfrentándose a una amenaza mucho más terrenal y con muchas más garras que de costumbre.

 

Mientras la investigación se desarrolla, Mignola intercala algunos hilos narrativos secundarios que inyectan suspense y agilizan el ritmo gracias al cambio de escenarios y protagonistas. Resulta divertido asistir a como el  irreverente Hellboy adolescente –que roba cigarrillos y ha aprendido a llamar “nena” a las mujeres– y su tutor se preparan para recibir en visita oficial del presidente Truman. Más se tarda en entender –y disfrutar– cómo encaja en el argumento los desmanes de ese soldado con instinto autodestructivo, Anders, que en las primeras páginas se pasea desobedeciendo las órdenes de sus superiores y embocando hacia los enemigos como si no temiese a la muerte. Sin embargo, el desarrollo de su historia y el ensamblaje en la trama principal quedan bien resueltos, de manera, que uno termina olvidándose que en las primeras páginas del tebeo no sabía muy bien en qué iba a resultar el puzle.

 

AIDP-02

 

Además de lo que sucede, en AIDP 1948 uno de los aspectos más disfrutables es la ambientación. Tanto la forma de dialogar las escenas, como los motivos que mueven a los personajes, los escenarios, los adversarios, el color y el dibujo convergen en la creación de una atmosfera muy personal y de gran calidad. Los lápices de Max Fiumara le conceden al cómic una atmósfera añeja de misterio que no se fundamenta en un dibujo con pretensiones realistas –que no las tiene– sino en el trabajo de las sombras, el esmero en el trazo y las sensaciones que logra transmitir la gestualidad de los personajes. En definitiva, un trabajo gráfico excelente, que posee una notable carga expresiva, que no sólo sirve de vehículo a la historia, sino que forma parte del significado de la narración.

 

La historia escrita por Mignola y Arcudi quizá no sea la mejor de AIDP, ni la más fiel al estilo de la serie. Pero sí mantiene la inconfundible sensación de que, página tras página, hay algo ocultándose que debe ser revelado, que queremos que nos sea revelado.

David Aliaga

David Aliaga es escritor y periodista especializado en literatura contemporánea. Ha publicado la novela breve Hielo (Paralelo Sur, 2014) y el libro de relatos "Inercia gris" (Base, 2013), algunos de cuyos cuentos han sido incluidos en las antologías "Cuentos engranados" (TransBooks, 2013) y "Madrid, Nebraska" (Bartleby, 2014). En su faceta académica destaca el ensayo "Los fantasmas de Dickens" (Base, 2012), un estudio sobre lo sobrenatural en la obra del inglés. Ha traducido al catalán a Dickens y Wilde. Es colaborador habitual de Quimera, Qué leer y Blisstopic.

Más en esta categoría: « Kitaro Mayor »