Menu
gipi  

Unahistoria

Gipi

Salamandra Graphic

8,7

 

 

Albert Fernández

 

Gian Alfonso Pacinotti es ese tipo de autor que no solo presta atención a las formas, sino que crea su contenido a partir de ellas. Con un solo trazo errático y torcido sobre una lámina en blanco, Gipi puede plasmar la columna vertebral de un relato, trasmitir sensaciones que anidan en el lector, y consumar la belleza latente en cada marca de la imaginación.

 

El afamado autor de "Mi vida mal dibujada" regresa a la senda de aquella obra, enhebrando de manera similar tramos de recuerdos con pantallazos fabulados, fundamentados en historias ideadas, que amanecen en el fuero interno de su personaje principal. El protagonista de "Unahistoria" es Silvano Landi, un escritor de éxito que divaga desde un hospital psiquiátrico, en un estado de confusión que le hace navegar mentalmente entre los recuerdos de su vida, visiones disparatadas en torno a su propia condición, y retazos que proyecta a partir del hallazgo de las cartas de su bisabuelo Mauro, que escribía a su mujer desde la trinchera durante la Primera Guerra Mundial. 

 

gipi4

 

En sus digresiones, Landi regresa una y otra vez a dos símbolos imponentes. Dos obsesiones icónicas que retratan su deriva monotemática. La primera es una estación de servicio, dibujada en una miríada de versiones distintas. La segunda, un árbol seco, que plasma en gran parte un estado de desolación interior.

 

Con el paso de las páginas, el lector llegará a vislumbrar qué parte de esos símbolos tiene verdadera significación con el recorrido de Landi, y cual de ellos alberga una mayor capacidad metafórica, como para marcar un punto de inflexión, un signo de alarma. A través de sus estampas artísticas, el autor italiano sedimenta todo un universo de significaciones y pensamientos en torno al paso del tiempo y a la ilación de las narraciones del hombre. 

 

gipi2 

 

Los usos que despliega Gipi para conformar el puzzle mental en el que nos emplaza "Unahistoria" no se pueden calificar de nada menos que formidables. Para las escenas de psiquiátrico, y las conversaciones de los médicos, obstinados por encerrar a Landi hasta que regrese a la infecunda linealidad de la vida mental sana y estable, Gipi utiliza trazos de negro sobre un blanco vacío, estéril. En las secuencias donde ahondamos en los pasos del bisabuelo Mauro en la Guerra, cargados del rastro del miedo y de la vileza humana, inmersos en la noche más oscura y en la zanja más angosta, el autor inunda las páginas de tonos fríos y azulados. Para las partes donde Landi regresa a los episodios traumáticos de su existencia, sus relaciones familiares, y las alucinadas deformaciones de la memoria y el pensamiento, los trazos de acuarela ganan en colores, despiertan los sentidos hasta niveles surreales, plasmando con una gran curva cromática los destellos de la esquizofrenia repentina. 

 

 

gipi3

 

Tras unos cuantos años ajeno a las viñetas, totalmente dedicado a su carrera cinematográfica, Gipi regresa al noveno arte por el marco más grande. "Unahistoria" es un relato que atrapa y sugestiona desde el primer garabato, una sucesión de elipsis temporales y figuras retóricas que se superponen o planean a distintos niveles para conformar un cuerpo narrativo que avanza hacia su culmen sin agarrarse descaradamente a referentes, dejando a su paso conceptos y reflexiones en torno a la modernidad, la edad y la mortalidad, arrastrando al lector a su campo de pensamientos a través de pistas sensoriales, sin forzar nunca nada ni hacerlo evidente, invitando antes que empujando al curso de su historia. 

 

En su cauce de impresiones vitales y fábulas que devoran al hombre, Gipi delinea un continuo de estampas que cortan el aliento, páginas y viñetas que alcanzan esa otredad que el autor busca, manchas de color y ríos de líneas que imbrican significados y seducen a la retina con la belleza de algo profundo y persistente, como los rasgos apasionados de la locura en el ser humano, o los cielos negros y estremecedores de una tormenta. 

Albert Fernández

En el desorden de los años, Albert Fernández ha escrito renglones torcidos en publicaciones como Mondo Sonoro, Guía del Ocio o Go Mag, tiempo en el que ha tenido oportunidad de ir de tapas con Frank Black o escuchar a Patrick Wolf bostezar por teléfono. Además, ha sido jefe de redacción de las secciones culturales de H Magazine, y ha aportado imaginación tras los micrófonos de Onda Cero, Cadena Ser y Scanner FM, donde facturó la sitcom musical de creación propia “2 Rooms”. Aunque sabe que no hay lugar mejor que aquel de donde viene, a Albert no le hubiera importado nacer en Gotham City o en el planeta Dagobah. Con tendencia a la hipérbole y a la imaginación desatada, Albert sigue buscando el acorde que dé la vuelta a sus días.

Lee lo útimo de Albert clicando aquí

albert@blisstopic.com

 

Más en esta categoría: « Mapache Cohete #1 A dos velas »