Menu
Kingdom-Come  

Kingdom Come

Mark Waid y Alex Ross

ECC Ediciones

9,2

 

Manu González

 

"Hubo voces y truenos y rayos y un terremoto

y le siguieron el fuego y el granizo mezclados con la sangre.

Del cielo cayó una gran estrella incandescente como un sol....

Y entonces vi y oí a un ángel decir en voz alta:

Ay de vosotros, habitantes de la Tierra".

 

Así comienza una de las mejores obras que se han escrito y dibujado nunca sobre los metahumanos. En la primera página de la obra aparecen un murciélago y un águila peleando. Mucha gente creyó que estas novela gráfica publicada en 1996 en cuatro partes por DC iba sobre el enésimo enfrentamiento entre Batman y Superman pero se equivocaban de cabo a rabo. Esta vez las posiciones divergentes las protagonizan Batman y Wonder Woman, siendo Superman la figura del equilibrio. Porque no nos engañemos, "Kingdom Come" es una obra sobre el pecado, sí, y la perdida de la fe, también, pero sobre todo es una historia sobre Superman, porque pocos cómics han indagado tanto en la psique del último habitante de Krypton como este.

 

3301799-0066111233-Kingd

 

En un futuro distópico la humanidad convive con miles de metahumanos que no tienen ningún respeto por la vida humana y tiene una forma muy distorsionada de entender la justicia. Todos los grandes titanes de antaño, Superman, Wonder Woman, Green Lantern... se han retirado y sólo Batman y Flash continúan en activo cuidando sus respectivas ciudades (Gotham y Keystone City). ¿Por qué sucedió esto? Un héroe llamado Magog ajustició y mató al Joker tras haber asesinado a 97 personas del Daily Planet (entre ellas Lois Lane, esposa de Superman). El último kryptoniano desaprueba esta medida porque los héroes no matan, trabajan por la justicia, pero la opinión pública encumbra a Magog como el futuro de la nueva justicia metahumana. Superman se retira después de esto.

 

El cómic comienza con la aparición de El Espectro, que busca al párroco llamado Norman McCay porque un gran juicio se aproxima y necesita una brújula moral y humana para decidir quién tiene razón. McCay y el ángel vengador se convertirán en espectadores privilegiados de la terrible batalla que se producirá entre los nuevos y salvajes metahumanos, las huestes de Superman, Wonder Woman y la nueva Liga de la Justicia y los partidarios de Batman y sus Outsiders. El futuro no puede se más peligroso.

 

Kingdom

 

"Kingdom Come" fue el canto de cisne de su guionista Mark Waid, quien por aquella época había guionizado miles de cómics de DC (incluida su famosa etapa en "The Flash"), pero fue después de este cómic cuando comenzó a coger proyectos jugosos como tomar el testigo de la famosa "JLA" de Grant Morrison o convirtiéndose en el cuarto artífice del la remodelación del Universo DC en "52" junto a Geoff Johns, Grant Morrison y Greg Rucka. Actualmente ha recogido numerosos premios gracias a su "Irredeemable" y la nueva etapa de "Daredevil".

 

Pero "Kingdom Come" no fue una idea de Waid, sino de Alex Ross, quien venía de Marvel tras el éxito de su "Marvels" junto a Kurt Busiek, una obra que tiene puntos de conexión con este "Kingdom Come": los dos cómics son como grandes historias de dos universos superheróicos, pero si "Marvels" trata sobre el pasado revisitando los mejores momentos de la historia de la casa de los Vengadores desde una perspectiva humana, el tebeo de Waid y Ross nos narra un futuro distópico en el que los superhéroes necesitan esa mirada humana para sobrevivir juntos y en armonía. Ross quería a un guionista que supiera mucho del Universo DC para que todo el cómic fuera un homenaje a toda su historia, desde el edad de oro y la edad de plata hasta los violentos años noventa. Mark Waid era ese hombre.

 

BruceWayneEarth-22OutsidersKingdomComeVol13

 

"Kingdom Come" se publicó en 1996, a la misma vez que "Heroes Reborn", aquel engendro de Marvel dibujado por Rob Liefeld y Jim Lee en los que se intentó relanzar varias colecciones punteras de la Casa de las Ideas. Un hecho significativo, porque si "Heroes Reborn" fue el final de los años noventa, de esos años de héroes violentos y ridículos, "Kingdom Come" fue el principio de algo mejor, de una recuperación y modernización del legado heroico histórico en el que han profundizado guionistas como Kurt Busiek ("Astro City"), Geoff Johns ("Green Lantern") y Mark Waid ("Los Cuatro Fantásticos"). Más tarde vendría otra renovación, la nihilista, abanderada por Mark Millar y Warren Ellis, pero mientras los superhéroes estilo Autorithy o Ultimates invadían las tiendas de cómics, la Escuela Vintage (como me gusta llamarla y en la que podríamos incluir la última etapa de Morrison con Batman) continuaba cosechando éxitos.

 

kingdomcome1600x1200-e1345103579998-660x344

 

"Kingdom Come" es excelente, su guión es casi perfecto, sí, pero el dibujo de Alex Ross es superlativo. Acusado varias veces de ser demasiado fotográfico (se basa en miles de fotos de poses de amigos suyos para crear sus personajes) o de estáticamente narrativo (lo que Van Gaal llamaría "tú no tienes ritmo"), Ross se dejó el alma (y los dedos) en estos cuatro números, un prodigio de narratividad y épica, que alterna las megabatallas entre cientos de héroes con planos muy íntimos de la relación entre ellos. Más tarde, Ross quiso rehacer un "Kingdom Come" para la Marvel con "Tierra X" pero ni el guionista Jim Krueger es Mark Waid ni el dibujante John Paul Leon es Alex Ross. Además, lo que en el cómic distópico del universo DC es agilidad, en "Earth X" se perdían en farragosas explicaciones morales y filosóficas.

 

"Kingdom Come" no fue flor de un día y puede considerarse uno de los cómics más influyentes del Universo DC. No sólo tuvo una continuación, "The Kingdom", bastante tibia, por cierto, sino que fue la base para toda la etapa de Geoff Johns en "Justice Society of America" y mucho de su argumento se puede rastrear en el vídeo-juego "Injustice". Además, los trajes futuristas de Alex Ross han continuado apareciendo en el Universo DC, como el de Red Robin.

Manu González

Hizo su primer trabajo periodístico entrevistando a Derrick May por fax en 1995 para la desaparecida revista aB. Desde entonces, este natural de Hospitalet de Llobregat (1974) ha colaborado en publicaciones como Qué Leer (donde se encarga de la sección de cómic), Guía del Ocio BCN, Playground Mag, Revista Trama, EnBarcelona Magazine, Terra Gum, Hoy Empieza Todo (RNE 3), Agenda San Miguel o los catálogos del Festival Sónar 1997 y el Festival Doctor Music 1998. Experto en cómic y literatura fantástica, ha colaborado con editoriales como RBA, Random House Mondadori y Círculo de Lectores. Pero sobre todo es conocido por haber sido el Jefe de redacción de la revista Go Mag desde mayo de 2001 hasta su último número en junio de 2013.

manu@blisstopic.com