Menu

blisslab

Bitcoins

Show me the (virtual) money

 

Rafa Giménez

 

A menos que hayas pasado los últimos tres años en una cápsula especial, es muy probable que te suene el término bitcoin. Y del mismo modo, a menos que seas suscriptor de Wiredy te conozcas los hilos de Slashdot como la palma de tu mano, es igualmente probable que no tengas demasiada idea sobre de qué va realmente eso de las bitcoins.

 

Nadie parece tener claro si las bitcoins triunfarán en su intento de hacer explotar el putrefacto sistema monetario o se quedarán en otra boutade tecnológica. Desde luego, la idea tiene potencial, y mucho. Una moneda descentralizada, abierta y libre con la que puedes tomarte un café o comprar una entrada de cine en cualquier lugar del mundo y lejos de las garras de bancos y gobiernos. Así de entrada suena bien, ¿no?

 

Y por si el concepto por sí solo no fuera lo suficientemente atractivo, la corta pero notable historia de las bitcoins es cuando menos digna de mención. Las bitcoins son el producto de las mentes de un desconocido grupo de genios de las matemáticas que en 2008, bajo el muy molón alias de Satoshi Nakamoto, describieron el concepto y su base técnica en un paper científico.

 

02

 

En realidad, las bitcoins no son más que claves criptográficas generadas por una red P2P que se encarga de controlar el número de bitcoins en el mercado y verificar su  validez. Cualquier persona puede cambiar moneda tradicional en bitcoins a través de de los portales que existen para ello, como LocalBitcoins. A partir de ahí, una simple aplicación o servicio monedero permitirá controlar tus monedas, transferirlas para pagar tus compras o recibirlas mediante transferencias directas de usuario a usuario.

 

Y hasta ahí lo bueno. A día de hoy, las bitcoins son básicamente el refugio de especuladores salvajes,  y su principal uso suele ser la compra de bazookas y el alquiler de un sicario en los rincones de la deep web. Además, en términos de estabilidad la cosa no es demasiado más prometedora. Pese a que la tendencia histórica es claramente ascendente, las fluctuaciones de la tasa de cambio de las bitcoins son poco menos que una locura, con ascensos y descensos del 300% diario sin demasiadas causas conocidas.                                                                                                                                                                         

En cualquier caso, pros, contras y hype aparte, un muy interesante experimento al que no conviene perderle la vista. 

Rafa Giménez

Después de probar con el macramé, el ping pong y la lectura de textos sufistas, hace ya muchos años que Rafa Giménez encontró en los ordenadores y las maquinitas de todo pelaje ese círculo de amigos que el mundo parecía negarle. La no demasiado sana pasión por el software, los procesadores y las pantallas que ha desarrollado desde entonces seguramente no ha ayudado demasiado a su sociabilidad ni a su éxito con las mujeres, pero sí  le ha llevado a rincones de Internet donde se ven cosas que vosotros no creeríais. Habla bajito y vive feliz en su habitación con su soldador y su conejo robot, y afirma con seguridad que “All your base are belong to us”.

 

rafa@blisstopic.com