Menu

01

Sin fuentes pero muy fuerte

La música libre hace lo que quiere

 

Gloria González

 

¿Cuánto tiempo puede vivir un artista sin que nadie pague por escuchar su música? Es probable que no eternamente. Pero ¿cuánto tiempo puede sobrevivir el mismo artista sin que nadie le haga ni caso, pagando o sin pagar? Sin duda, mucho menos todavía. De ahí que una de las grandes ventajas de la música copyleft sea que ayuda a que el público se acerque a los músicos que le necesitan, por su bien (de ambos), contribuyendo de paso a un mundo mejor, más bonito y con muchas más canciones.

 

El sello No Sourcelo ha conseguido. Ha estado con nosotros más de cuatro años distribuyendo referencias de calidad con una regularidad impresionante, cual preciosa fuente de agua cristalina y fresca en un mundo que a saber si se merece tantos mimos. Surgieron intentando rellenar el hueco que había dejado el mítico netlabel Starving But Happy y ahora, setenta referencias más tarde, pueden irse hacia otras aventuras con la conciencia tranquila, entre otras cosas porque de despedida dejan dos recopilatorios estupendos.

 

02

 

El primero, “Best Of No-Source Vol. 1”, es una selección de lo mejor de su catálogo durante los años 2009 y 2010, es decir, fina electrónica algodonosa y folk de dormitorio de habitaciones con posters de Elliott Smith, donde destacan sentidas aportaciones de Uniform Motion, Background Radiation o pEACEFANg. El segundo, “Best Of No-Source Vol. 2”, abarca de 2011 a 2013 y brillan aquí, además de los mismos que antes, temas como el “Mai” de Cocolixe (desde Barcelona) y dos joyas del rey de mi jungla indietronica, Fighting Lion (desde Valencia). Si alguien se lo perdió en su momento, que no se lo vuelva a perder ahora.

 

03

 

En Linear Obsessional, mientras tanto, lanzan una serie de entregas destinada precisamente a salvar lo que parecía que se había perdido para siempre. La serie, llamada RetroLinear, la inaugura “My swelling heart” de los ingleses Tick Tick: un impresionante EP de post-punk culto y emancipado grabado en 1980 y que, a pesar de la contundencia de sus ritmos y el nerviosismo de las guitarras, nunca había llegado a publicarse. Por fin se enmendó el error, que era feo. Ahora hay que correr a escucharlo ya. Tic, tac, Tick Tick, no perdamos más tiempo.

 

04

 

También en actitud retrospectiva, o incluso descaradamente nostálgica, Ilkae han preparado para Inpuj “Primer”, que, como su nombre indica, es una antología que documenta los primeros pasos de este proyecto que unió (telemática y transatlánticamente) a Aaron Munson y Krystian Lubiszewski desde 1998. Como tal, el disco tiene todo el encanto de aquellos encuentros originales entre americanos amantes del IDM y europeos adeptos a la electrónica casera primigenia. Rudimentario pero intenso, naïf sin ser tonto, más vintage que viejo, “Primer” no podía fallar y no falla.  

 

05

 

Los japoneses de Totokoko no se equivocan nunca. Creo. Ahí han publicado “Thanks and early feelings”, del japonés Wim, pura belleza susurrada que suena como una invitación a acariciar las cosas con la mirada desde el balcón, o con la imaginación, desde el paraíso, que todo el mundo sabe que es estar soñando en la cama mientras nieva. Y también distribuyen a través de Totokoko a Layur, que es de Indonesia y apuesta en su EP de debut,“Layur” por una exuberancia melancólica algo satánica, algo así como un abrazo gigante descompuesto en mil notas que se entrechocan con frenesí. Delicioso. ¿Puede pedirse algo más?

 

06

 

¿Por qué no? Es el mensaje esperanzador de Juani, o sea, el argentino Juan Ignacio Favre, quien edita a través de Planeta X y desde Rosario un generoso álbum de pop elegante y divertido, ligeramente iconoclasta y plásticamente ligero, “La paz ciencia”. Compuesto con maestría, reglado con estilo e interpretado con entrañable soltura, ofrece diez canciones sobre el amor, el cansancio y la paz que podrían recordar a Beirut, o a nada en concreto, lo que es muy positivo.

 

07

 

Y, demostrando que las posibilidades de la música libre son infinitas, etc. (sí, es su nombre: etc.) firma para Element Perspective un ultra-eficaz “Endless”  de techno elástico e inabarcable. Más que grande, en continua expansión.

Gloria González

Cuando estudió periodismo suspendió una asignatura por entrevistar (mal) a Roc Jiménez de Cisneros del grupo experimental EVOL. Nacida en Barcelona, lleva una vida viviendo fuera, desde donde ha colaborado con los e-zines Popchild (en castellano) y Brdf y Matamore (en francés). Se unió a Go Mag muy pronto y en el 2004 se inventó ahí la columna MP3, después bautizada Netlabels, una sección pionera sobre música distribuida con licencias alternativas, tema sobre el que también ha escrito para Phlow.es. En 2006 ganó un premio nacional al Mejor Blog Inclasificable con Una Huevera Al Día, sobre las hueveras de su madre. Doctora en Derecho, experta en privacidad, es miembro del Law, Science, Technology & Society Research Group de la Vrije Universiteit Brussel.