Menu

blissfree

Gestiona tu vida musical

Es por tu bien y el de los demás

 

Gloria González

 

Aplicando algunos sencillísimos principios podemos avanzar juntos hacia un futuro brillante, lleno de purpurina violeta y corazoncitos rosas. El principio básico reza así: si algún desconocido te ofrece sus canciones y no añade justo después que se guarda todos los derechos que puedan pertenecerle, dile que muchas gracias, que vas a escucharlas con atención y que tú también, cuando seas mayor y artista, compartirás todo lo que hagas sin reservarte nunca ningún derecho más que los estrictamente necesarios.

 

01-Rusty-like

 

No hay fecha de caducidad para hacer el bien. Se puede hacer ahora mismo, que es lo ideal, pero también vale hacerlo dentro de catorce años. Rusty-Like, por ejemplo, son tres amigos que actuaban como grupo hace mucho, mucho tiempo. Grabaron un disco a finales de los noventa en San Francisco y desde entonces lo tenían por ahí acumulando polvo. Del polvo lo sacaron para ponerlo a disposición de la humanidad a través del netlabel Completely Gone Recordings, y al escucharlo la humanidad aquí presente sonríe, salta de alegría, respira mejor y dice tonterías; o sea, está de lo más contenta. My Shallow Honey, que así se llama la obra, es en efecto un disco vivificante, repleto de folk pantanoso donde se dan la mano la pereza metafísica de los mejores Swell y un camarero del Burger King de la planta baja del edificio donde lo grabaron, todo ello al calor lo-fi de un ocho pistas de casete. Sin sorpresas como esta, el mundo de los netlabels sería aburridísimo.

 

02-We-are-alive

 

El mundo de los netlabels es a veces terriblemente soporífero, no nos vamos a engañar. Aquí como en todas partes se manifiesta una fuerza centrífuga que empuja a todo el mundo a hacer lo mismo que hicieron ayer los demás, pero peor, y a ratos una se pregunta si tanto disco de metal satánico infantil sin gusto y tanto cansino ambient light podrían estar anunciando el fin de algo. De ahí que haya que acudir de vez en cuando al segundo mandamiento del buscador de música ética y de calidad on-line: no te desanimes nunca, deja de quejarte y sigue buscando, que queda mucho por descubrir. Quien persista se topará por ejemplo con We are alive, impecable recopilatorio con el que el sello Inoquo nos confirma que su corazón sigue latiendo y que lo hace, por supuesto, a ritmo de techno elegante: Sr. Click, Hermético, InVitro y amigos (incluyendo amigos nuevos, a saber, el prometedor Loppkio)demostrando que el netaudio está vivo y bailando.

 

03-Project-Gestalen

 

Todo va bien. Sí. Nos lo recuerda también el brasileño residente en Berlín Projekt Gestalten, quien por su parte dedica el mini-álbum Everything is finea meditar musicalmente sobre cómo se vivía el miedo a la bomba atómica en los años 50. El resultado, publicado por Tranzmitter, son cuatro temas alegremente apocalípticos cuyo extremismo kitsch subraya el carácter irreal de unas grabaciones auténticas de la época donde se afirma que las explosiones nucleares son preciosas y que es una pena que no puedan verse de cerca. En serio.

 

04-Tangela-2

 

Dejamos la cuestión nuclear para adentrarnos ahora en el tema del canibalismo en compañía de Love Through Cannibalism, proyecto de Víctor Arce, de Barcelona. Los británicos de The Waveform Generatorsdistribuyen su Serial Experiments Tangela 2, que se merece al menos tres estrellas, o más, por su arte sin igual de cocinar errores digitales. Glitch en su salsa, emulsión de pop veraniego, cubos crujientes de chiptune y electrónica flambeada brillan en un menú tan rico en innovación como en vitaminas. Muerdan.

 

Emerald-four

 

Mientras tanto, en Japón, el sello Tanukineiri saca a la luz Nothing can hurt me, un paradójico mini-álbum lleno de dulzura superficial pero cargado de malos sentimientos firmado por Emerald Four, de Kyoto. Personas sin rostro cuya imagen va desapareciendo como barridas por el paso del tiempo, que es el tiempo de una tarde ventosa de otoño: el vídeo de la canción homónima del disco es explícito. La cosa, a pesar del toque indie-lo-fi del envoltorio y mucho teclado naíf sin pretensiones, va de sufrimiento emocional profundo. Fantástico.

 

05-recopilatorio-japones

 

Se llega así al tercer principio que debe regir siempre nuestra conducta de cara a optimizar nuestro consumo musical y, por ende, el impacto social de nuestras vidas: en caso de duda, cuando no sepas qué hacer ni qué pensar, rastrea los netlabels japoneses, que nunca fallan. Prueba irrefutable de que todo lo que digo es cierto es Otoginomori, jovencísimo sello que ofrece un primer recopilatorio de título en versión original, que es como si un piano perezoso se dejara tocar por las patas blanditas de un gato melancólico. Perfecto.  

 

Gloria González

Cuando estudió periodismo suspendió una asignatura por entrevistar (mal) a Roc Jiménez de Cisneros del grupo experimental EVOL. Nacida en Barcelona, lleva una vida viviendo fuera, desde donde ha colaborado con los e-zines Popchild (en castellano) y Brdf y Matamore (en francés). Se unió a Go Mag muy pronto y en el 2004 se inventó ahí la columna MP3, después bautizada Netlabels, una sección pionera sobre música distribuida con licencias alternativas, tema sobre el que también ha escrito para Phlow.es. En 2006 ganó un premio nacional al Mejor Blog Inclasificable con Una Huevera Al Día, sobre las hueveras de su madre. Doctora en Derecho, experta en privacidad, es miembro del Law, Science, Technology & Society Research Group de la Vrije Universiteit Brussel.