Menu

blisfree

Avalancha de pop fresquito

Golpea tus orejas

 

Gloria González

 

Que hay que ser fan de EardrumsPop hace ya tiempo que se viene diciendo aquí. Ahora cabe repetirlo todavía más fuerte y al menos tres veces más, porque han publicado no uno sino tres volúmenes de “Between Two Waves: The Second Wave”, o sea, el segundo episodio de su colección de recopilatorios de colaboraciones sorpresa, donde cada nombre de grupo esconde, en realidad, al menos dos artistas. Considerando que en cada volumen hay unos diez temas, calcula lo grande que es esto.

 

El equipo de EardrumsPop ha trabajado mucho desde la primera entrega de Between Two Waves, que vio la luz hace cinco años. Dicen que desde entonces, además de no parar de escuchar música, han descubierto incluso que, quizás precisamente por culpa de su dedicación al netlabel, tienen ciertos problemas de audición. Sordos o no, viven entregados a la causa indie y han conseguido editar estos tres nuevos volúmenes, repletos de golosinas. El principio es relativamente fácil de explicar: se trata de hacer colaborar a artistas entre sí, ya sean amigos de toda la vida, colaboradores puntuales reincidentes o desconocidos con ganas de hacerse amigos, configurando nuevas rutas en el mapa del pop underground internacional.

 

A

 

El “Volume A” del recolpilatorio empieza con uno de los grandes éxitos de la aventura, un tema firmado por KEEN ON GIRLS (nombre escrito en mayúsculas y que es un guiño a The Radio Dept.), que vienen a ser PASTEL GHOST (una chica de Oakland, también así en mayúsculas toda ella, aunque canta bajito) y The Bilinda Butchers(de San Francisco, cuyo nombre es un tributo a My Bloody Valentine): pop ligero como la brisa de un mar imaginario. Destacan aquí también el twee agridulce de Heart Noir, que son los americanos Tiny Fireflies (fieles al sello) y los japoneses Boyish; un hit efusivo de Red Deer People, o sea, de los londinenses Firestations y los alemanes Sleeping Policemen, y un himno al aislamiento emocional firmado por el gran Darren Hayman (de Hefner, sí) junto con el más pequeño pero ascendiente Ralegh Long bajo el nombre, tan británico como ellos mismos, de The Restoration. Hay más: una apología de Beat Happening (cortesía de los Soft Lads), techno-pop ochentero (vía EVIL) y lo-fi nervioso (The Paris Work), entre muchas otras cosas pop.

 

B

 

Los “Volume B” a veces son buenos. Lo son seguro si, como este “Between Two Waves: The Second Wave: Volume B”,  cuentan con The Quiet Hearts (referencia a los Go Betweens), que viene a ser una alianza made in USA entre The Very Most (probablemente, los indies más ingleses del territorio americano) y la cantante de Arts & Leisure, interpretando un “Bluebird” que te propulsará, entre coros y guitarras surf, a aquella tarde del final del verano de 1964 en la que hiciste algo irreparable a orillas del mar. Saltando y llorando sobre la arena los franceses de Pale Spectres, junto con los brasileños Postal Blue, intentan olvidar lo mucho que duele ser puro de corazón en cualquier lugar del mundo: no se pierdan su dulce actuación como Coquelicot. Mientras tanto, yo me pregunto: ¿hay alguna manera mejor de empezar la biografía de un dúo indie pop que diciendo que se formaron para grabar una versión de los Smiths para un recopilatorio que nunca se editó? Los anglo-alemanes Mikrofischpueden añadir ahora a su ya tan brillante currículum que además, años más tarde, se unieron a los hamburgueses FLÏRT para convertirse en los mega-entrañables Mikroflïrt, en este recopilatorio donde, además de una canción sobre el alfabeto para niños avanzados que van a cumplir un año (The Strumpets), hay hasta pop orquestal para grandes voces (Shekon & Anna). 

 

c

 

En el "Volume C" continúa la lucha por el mundo más pop. Ivor MacGyver (simbiosis entre The Just JoansyThe Spook School, ambos escoceses) anima a las tropas a dar palmas como locas; Guards! Guards! (dos artistas con múltiples raíces por todas partes, incluso en Pipettes) ofrece un llamamiento a la melancolía electrónica; The Color Waves (dos miembros de All My Friends) se atrincheran valerosos detrás de sus almohadas y Warped Kiss (el genial Jon Kohen, de Boston, con la ayuda de una parte de Warped Forest, desde Massachusetts) planean estrategias de ataque siguiendo los comedidos pasos de Bowerbirds. Para concluir, los noruegos After The Noise (Ingrid Støyy Robert Post) le cantan a lo bonito que es perder(se) y sólo queda esperar que haya muchas más olas como estas pronto.  

Gloria González

Cuando estudió periodismo suspendió una asignatura por entrevistar (mal) a Roc Jiménez de Cisneros del grupo experimental EVOL. Nacida en Barcelona, lleva una vida viviendo fuera, desde donde ha colaborado con los e-zines Popchild (en castellano) y Brdf y Matamore (en francés). Se unió a Go Mag muy pronto y en el 2004 se inventó ahí la columna MP3, después bautizada Netlabels, una sección pionera sobre música distribuida con licencias alternativas, tema sobre el que también ha escrito para Phlow.es. En 2006 ganó un premio nacional al Mejor Blog Inclasificable con Una Huevera Al Día, sobre las hueveras de su madre. Doctora en Derecho, experta en privacidad, es miembro del Law, Science, Technology & Society Research Group de la Vrije Universiteit Brussel.