Menu

Atlántida Film Fest 2016 (I)

Europa en la red

 

Tariq Porter

 

 

Uno constata rápido, si echa una ojeada a la programación del Atlántida Film Fest de este año, que se trata de un festival muy cuidadoso en su selección de películas y concepto. Cada año más, el festival organizado por Filmin va adquiriendo un carácter propio que trasciende su condición doméstica gracias a una propuesta atrevida y potente, nicho para mentes inquietas.

 

Este año, el AFF ha dado un importante paso al frente en varios aspectos. El primero, ha convertido Mallorca en su primera sede física, con actividades, celebraciones y pases de películas, además de contar con el reputadísimo artista mallorquín Miquel Barceló para ilustrar la edición con un maravilloso cartel. El segundo, un catálogo cinematográfico extremadamente coherente alrededor de una temática central: Europa. Todas las películas, ficción y no ficción, tienen al continente como eje vertebrador de manera más o menos directa. Queda claro, en todo caso, el rigor con el que se ha planteado la 5ª edición del festival. Y si bien ese rigor puede jugar a favor del público más especializado; cinéfilo o cultural, sociológica y políticamente inquieto, también puede hacerlo en contra en la búsqueda del espectador casual, el que picotea por gusto sin militancia alguna. No es problema para nosotros, militantes patológicos, amantes del picoteo y propensos al empacho.

 

 

DEPTH TWO

Empezar el festival con este documental es una buena de curtirse ante venideras debacles anímicas. Dirigido por el realizador serbio Ognjen Glavonic, Depth Two” es un terrorífico testimonio de un atroz episodio ocurrido en la guerra de Kosovo. A través de imágenes actuales de los paisajes que en los años 90 fueron escenarios de todo ello, Glavonic plantea una narración en off sin cartelas ni identificación alguna, sólo voces de víctimas y verdugos relatando con crudeza los hechos. “Depth Two” tiene varias virtudes; la más destacada es el respeto que infunde. No hay en el film ni rastro de sensacionalismo o morbo, sólo una solemne honestidad que la convierte en un importante testimonio. [8/10]

 

 

BANG GANG

Esta ficción francesa es un giro de 360 grados respecto al documental serbio, pecando de muchas cosas de forma más o menos deliberada. “Bang Gang” cuenta la historia –basada en unos hechos reales que, si hacemos caso a la película, efectivamente son de cine– de unos adolescentes hormonados hasta el corvejón que empiezan, cuasi sin darse cuenta, a celebrar unas pirotécnicas orgías en casa de uno de ellos. Perfectamente podría tratarse de una película de Larry Clark, aunque afortunadamente quien lo hace es la debutante francesa Eva Husson. Afortunadamente, digo, porque a pesar de contar con un guion muy endeble –y unas conclusiones sorprendentemente frívolas– apuesta por una imagen y sonido muy potentes que enriquecen la atmósfera, febril e hipnótica. [5/10]

 

 

WINWIN

No se puede negar, en absoluto, la heterogénea formal de la programación. “Winwin”, de nuevo, da un importante salto tanto en sus formas como en su contenido respecto a todo lo anterior. Esta producción austríaca escrita y dirigida por Daniel Hoesl cambia radicalmente el panorama para exponer, de una manera aparentemente lúdica, la insoportable levedad –y absurdamente endeble– de nuestro sistema político-económico. A modo de sátira seria y formalista, muy pagada del esteticismo centroeuropeo, “Winwin” funciona hasta que uno entiende la broma. Entonces sonríe, reniega acaso de lo que constata, y espera seguidamente su final o, en su defecto, un cambio de intensidad que nunca llega. [5,5/10]

 

 

BRIDGEND

Volvemos al retrato generacional con otro capítulo basado en hechos reales. “Bridgend” habla de los sucesos que vienen ocurriendo desde 2007 en una pequeña ciudad de Gales, donde multitud de adolescentes se han suicidado sin una razón clara. El danés Jeppe Rønde asalta el tema con un planteamiento audiovisual muy potente, de atmosferas densas y estampas sombrías y recargadas, y tantea sutilmente una respuesta del caso tan interesante como preocupante. [7,5/10]

Comentarios
Tariq Porter

Tariq Porter Astorga (Barcelona, 1988). Licenciado en Bellas Artes en la Universitat de Barcelona y Master en Ficción en Cine y TV en la URL. Ha criticado cine gozosamente en TuPeli o la Revista Mabuse y sigue haciéndolo en Serra d’Or y Blisstopic. Ha trabajado –aún con gozo– en los festivales chilenos Femcine y Fidocs, y sigue haciéndolo en la Acadèmia del Cinema Català y, como programador, primero en el CCCB y actualmente en el Festival de Cinema de Menorca. Escribe harto y pretencioso y lo intenta también con el guión. A ver qué.

Artículos relacionados (por etiqueta)