Menu

Atlántida Film Fest 2015

Atlántida Film Fest 2015 (y 2)

El festival en casa

 

Tariq Porter

 

Pasados ya veinte días de uno de los festivales online más importantes del mundo, podemos reseñar algunas de sus películas, entre las que hemos encontrado joyas y también alguna decepción.

 

Destaca, en todo caso, una coherente línea editorial que hace del Atlántida Film Fest un festival que, más allá de su naturaleza ya de por sí singular, ha sabido diferenciarse también por ofrecer un cine experimental y radicalmente vanguardista, punto de encuentro entre la ficción y el documental y algunos de los autores nacionales e internacionales más rompedores del momento. Veamos.

 

 

STAND BY FOR TAPE BACK-UP

El director británico Ross Sutherland propone con esta cinta un potente autorretrato en forma de collage, presuntamente involuntario, a partir de grabaciones superpuestas en un antiguo VHS. La historia, básicamente, es la vida del mismo autor, heredero del casete de su abuelo donde, mezclados, encuentra escondidos entre pedazos de "Los Cazafantasmas", "Tiburón", "El príncipe de Bel-Air" o anuncios de los noventa recuerdos y sentimientos de su infancia. Con ellos reconstruye, en constante voz en off y con un tono que va desde el dietario personal hasta el hip hop de garaje, algunos de los episodios más importantes de su vida. La propuesta de Sutherland es tan atrevida como finalmente efectiva, aunque es fácil encallarse en algunos fragmentos más bien toscos. Su estética evidentemente retro y sus reflexiones a partir de recortes audiovisuales resulta, después de una hora, tan potente como conmovedora.

 

 

TODO PARECÍA PERFECTO

Planteado como una especie de Gondry mediterráneo, "Todo parecía perfecto" tiene el mismo espíritu artesano y romanticón de películas como "La ciencia del sueño". Con un planteamiento e imagen ciertamente prometedores, la ópera prima de Alejo Levis padece sin embargo de varios males que lastran en buena parte el film. Para empezar, la química entre los dos protagonistas, que tratándose de un romance cuasi cósmico debería ser total, no acaba nunca de cuajar. Por otro lado, su guion es en muchos momentos excesivamente edulcorado, llegando a resultar empalagoso. Tiene, eso sí, varias potentes ideas estéticas que aúpan notablemente la película, y que hacen intuir el potencial del director con un material más sólido entre manos.

 

 

UNO TRAS OTRO

Ya vimos en el Atlántida Film Fest la anterior película del director noruego Hans Peter Moland, "A Somewhat Gentle Man", suerte de thriller con mucho humor negro que evidenciaba el talento del realizador por el eclecticismo tonal. Con Uno tras otro no sólo se confirma ese talento sino que coloca a Moland como uno de los cineastas escandinavos más interesantes de la actualidad. De nuevo protagoniza el bueno de Stellan Skarsgård una trama criminal con personajes que transitan con absoluta naturalidad entre lo cómico y lo dramático, nunca frívolo pero tampoco excesivamente grave, efectivamente emparentado con los hermanos cineastas estadounidenses por antonomasia. Ciertamente, Uno tras otro tiene un potente carácter propio pero está inevitablemente vinculada al "Fargo" de los Coen, que perfectamente puede mirar de tú a tú.

 

 

GOODNIGHT MOMMY

Otra comparación odiosa es la que se hacía entre esta producción austríaca y el cine de Haneke. No resulta extraño, pues, que lo produzca otro abanderado de las malas sensaciones como Ulrich Seidl, en la que es la primera película de Severin Fiala y Veronika Franz que llega por nuestros lares, primero en el Festival de Sitges y ahora en el Atlántida. "Goodnight Mommy" es la historia de dos gemelos que, después de que su madre se realice una operación de cirugía estética, empiezan a sospechar que ella no es quien dice ser. Lógicamente, la cosa no puede acabar bien, pero lo más interesante de la película es su atmósfera y la descripción del entorno familiar, disimuladamente enfermizo, que a menudo hemos podido apreciar en el cine europeo con producciones recientes como "Borgman" (Alex van Wanmerdam, 2013) o "Canino" (Yorgos Lanthimos, 2009). A pesar de no ser una película redonda, tan emocionalmente aséptica que acaba por ser en exceso distante, "Goodnight Mommy" tiene la contundencia necesaria como para dejar tocado al espectador.

Comentarios
Tariq Porter

Tariq Porter Astorga (Barcelona, 1988). Licenciado en Bellas Artes en la Universitat de Barcelona y Master en Ficción en Cine y TV en la URL. Ha criticado cine gozosamente en TuPeli o la Revista Mabuse y sigue haciéndolo en Serra d’Or y Blisstopic. Ha trabajado –aún con gozo– en los festivales chilenos Femcine y Fidocs, y sigue haciéndolo en la Acadèmia del Cinema Català y, como programador, primero en el CCCB y actualmente en el Festival de Cinema de Menorca. Escribe harto y pretencioso y lo intenta también con el guión. A ver qué.

Artículos relacionados (por etiqueta)