Menu

The-Voices-Movie-New-Picture-1-1

Sitges 2014 Crónica Vol. 02

Dame otro sorbo de eso: Apocalipsis, zombies, héroes improvisados y animales parlantes

 

Sandra S. Lopera , Tariq Porter y Albert Fernández

 

Está claro que el mundo se acaba. Si no nos mata una epidemia, se derretirán los cascos polares y el agua inundará el planeta, se agotará la gasolina o los zombis se comerán a nuestros vecinos. Y eso si no aparece un psicópata que nos persigue por cualquier rincón abandonado o nos despertamos de una noche loca con un mordisco en el cuello y pocas ganas de tomar el sol. El Festival de Sitges ha dado para mucho estos días, y todavía guarda algunas sorpresas para su recta final. Damos un pequeño repaso a algunos de los títulos más interesantes que se han podido ver en las últimas jornadas.

 

double

 

Aunque un corte de electricidad interrumpió la proyección un rato, “The Double” (Richard Ayoade. EEUU) se reveló como una de las propuestas más originales de esta edición. Un film de estética fascinante cuya absurda realidad parece salida de la mente de Terry Gilliam. La empresa en la que trabaja el protagonista, Jesse Eisenberg, y a la que llega alguien idéntico a él (interpretado por el mismo actor) es tan surrealista como las oficinas en las que Spike Jonze ubicaba “Cómo ser John Malkovich”, y los personajes que pululan por el imaginario del director bien podrían haber sido escritos por los hermanos Coen de “El gran salto”. Una combinación de referentes que sirven para contextualizar una película deslumbrante, con una desconcertante banda sonora a base de temas pop japoneses. Sandra S. Lopera

 

these

 

 

El género apocalíptico no descansa nunca, y menos en un festival como Sitges. “These Final Hours” (Zak Hilditch, Australia) no se marea mucho en el planteamiento inicial, el mundo se acaba y es un sálvese quien pueda y que cada uno aproveche lo que le queda de vida. Ahí aparece el protagonista, dispuesto a darlo todo en una fiesta que va a llenar las doce horas que quedan de vida, pero que cambia de planes cuando decide salvar a una niña. Convertido en un héroe improvisado, quizá para redimirse de una vida loca y egoísta, ambos personajes recorren los desolados paisajes de un mundo a punto de extinguirse. Un drama muy bien rodado que, aunque no aporta nada nuevo al género, convence por su dureza y buena factura. Sandra S. Lopera

 

The-Voices-3-1

 

El lunes fue un día especialmente grato en Sitges, que más allá de un tiempo que pedía a gritos tenderse al sol ofreció algunas sesiones de irrechazable visionado. Una de ellas era lo nuevo de la directora iraní Marjane Satrapi, “The Voices”, que suponía su tercera incursión después de “Persépolis” (Francia, Alemania, 2007) y “Pollo con ciruelas” (Francia, 2011). Se respiraba cierta reticencia en Retiro, aunque todo se disipó rápidamente gracias a la hasta entonces inédita comicidad de un Ryan Reinolds en estado de gracia. Cautiva el actor estadounidense como lo hace de nuevo Satrapi después del discutido segundo largometraje relatando la historia de Jerry, un chico majo pero algo peculiar que esconde un secreto igualmente peculiar que progresivamente conocerán varias mujeres con un destino común. No se corta lo más mínimo Satrapi, mojándose sin resquemores en una trama que bien podría resultar descafeinada y que en cambio la enaltece como una excelente cultivadora de humor rabiosamente negro. El resultado es terror feliz y ágil en el que tampoco faltan referencias al cómic, con una hilarante y pérfida vuelta de tuerca al “Gato del rabino” de SfarTariq Porter

 

AUXYEUXDESVIVANTSPHOTO5

 

 

A pesar de no sentir mucho entusiasmo por las obras del sangriento dúo francés Alexandre Bustillo y Julien Maury, reconozco su magnetismo y no rehuía este año su nueva llamada como tampoco lo hice hace unos años con “Livide” (Francia, 2011). La sesión de “Aux yeux des vivants” en Retiro era, además, enormemente grata teniendo en cuenta la presencia de los directores sumada a la del gran Joe Dante, testigo de lujo del jolgorio festivalero. En todo caso, hay algo que queda fuera de toda duda en el nuevo film de los realizadores, y es su refinamiento visual, absolutamente intencionado en sus atmósferas, luces y cromatismos, parientes galos del bueno de Rob Zombie. Tanto su imaginería estética como su guion responden al que es el eje central de su filmografía: la hemoglobina. La sangre en el sentido físico y también como nexo familiar es tan poderoso como leitmotiv en los films de Maury y Bustillo que acaba supeditando en exceso sus tramas, insignificantes en tanto que meras catalizadoras, excusas para aumentar un álbum tan rico como extraordinario de estampas escabrosas. Lo tomas o lo dejas. Hubo ovación en la sala, pero a mí sigue sin entusiasmarme. Tariq Porter

 

harday

 

Si algo demostró el speech a lo "Barrio Sésamo" que se marcó el carismático Kim Seong-Hun, con multitudinario selfie final del director sobre el escenario del Auditori, es que al director le va la marcha, el humor llevado al punto más extremo y la irreverencia. De ahí que nos frotáramos las manos para ver su demencial día de furia fílmico particular, y, en consecuencia, la película nos dejara con la misma sonrisa de encanto que nos dejó su autor al saludarnos. "A hard day" entra en el podio de las grandes piezas de thriller coreano brutal y sarcástico que tantas alegrías nos ha dado en los últimos años. Seong-Hun ingresa en la liga de Park Hoon-jung, Park Chan-wook, y los más brillantes directores de este sub-género (porque no hablamos de un thriller, sino del típico thriller coreano pasado de decibelios, ya sabes de que hablo), y al tiempo pone su marca personal, freak e hilarante a la alocada carrera de Gun-su, un policía de homicidios que inicia su particular descenso a un infierno de violencia y ataques cardíacos al atropellar a un extraño de camino al funeral de su madre. "A hard day" se alinea con films del calibre de "Old boy" y "I saw the devil", para imprimir su humor negro y marcar a fuego sus golpes bestiales, balazos a discreción, explosiones tremendas y aplastamientos brutales en las retinas y carcajadas del público más desacomplejado.  Albert Fernández

 

Wetlands-Feuchtgebiete-Carla-Juri2

 

Las duchas están sobrevaloradas. Y la higiene personal, a rasgos generales, también. Eso es lo que piense Helen, la protagonista de "Wetlands", una chica más que peculiar que disfruta más sentándose en un lavabo sucio que en una taza impoluto, y que, puesta a gozar, prefiere experimentar con hortalizas. Con el aire de un vídeo clip pop y la irreverencia de un film de John WatersDavid Wnendt se 'introduce' en la adaptación de la novela de Charlotte Roche sabedor de que juntando su gusto por lo extremo con los renglones de la ácida autora anglo-alemana garantizan su ansiada aureola de polémica. Relaciones atípicas, traumas profundos o simplemente inventados, experiencias extra-corporales, reacción y ponderación de los procesos orgánicos propios, fantasía y delirio componen un film que se fundamenta en su aplicada apuesta visual y su carga contra el tabú social; una de esas pelis que los hipsters acogerán con un 'WTF!' escandalizado y encantado. Esperemos que ahora no le dé al personal por andar haciéndose desgarros anales, frotarse con inodoros nauseabundos y pasar las verduras del plato al culo como hábito diario. Albert Fernández

 

Redacción

El equipo de redacción de Blisstopic. Somos gente mala y peligrosa, pero queremos un mundo mejor, una blisstopía.

 

blisstopic@blisstopic.com